jueves, 5 de noviembre de 2009

Súplica...


Un grito aterrador se apodero de mi,
siento frío, no me dejan ir.
Quiero gritar al aire que no quiero morir.
Sentimientos de pánico,
se adueñan de a mi.
Sueltame maldito,
mi voz nunca acallarás.
Soy la herencia de la justicia,
del amor y la libertad.

Golpes, gritos,
resistencia, oprobios,
es lo que sentí en ese momento.
Guitarra cantora,
hagamos un son ,
que libere el alma de la opresión.

Dame la mano amada mía,
Soñemos con un futuro libre y justo,
Quiero volar contigo,
abrazarte y decir te quiero.



2 comentarios:

Manel Aljama dijo...

Se puede matar a las personas pero no a las ideas. Se puede cortar una lengua pero mientras haya vida, habrá pensamientos secretos, ocultas rebeldías, esperanza...

Angus dijo...

Me gusta navegar, y darme de bruces con blogs como el tuyo... y sumergirme en poemas tan bellos, en trozos de alma desgajados al azar. Oler las esencias de las palabras que me son ajenas, y perderme entre las brumas de las buenas letras.